Cómo guardar la canastilla del bebé

Publicado el martes, 26 septiembre , 2017

Todas quisiéramos conservar la ropita especial de la canastilla para nuestros siguientes hijos o para cualquier otro miembro de la familia.  Yo sueño por ejemplo en que los hijos de Carlos Alberto y Alessia puedan utilizar al nacer alguna de las prendas que ellos usaron durante esos primeros días tan especiales y como se trata de prendas particularmente costosas y muy delicadas, comparto a continuación algunos consejos que expertas en su momento, compartieron conmigo para su cuidado y protección:

Una vez utilizados, lávalos a mano en casa con algún jabón liquido muy suave o preferiblemente llévalos a la tintorería pero pide que por favor no lo vayan a planchar. Resulta muy raro llevar algo a la tintorería y que nos lo devuelvan arrugado ¿cierto? pero ocurre que el almidón del planchado es justamente lo que hace que se pongan amarillas con el paso del tiempo. Así que, una vez limpias las prendas pero arrugadas y sin planchar procede a guardarlas dobladitas cubiertas de papel  de seda azul  (cualquier tonalidad de azul funciona) dentro de una caja de cartón (no importa que tipo de cartón pero que impida el paso de la luz). Hay quienes además le colocan dentro regaditas hojitas de lavanda o  clavitos de olor para que al abrirla de nuevo el aroma sea fresco.

Siguiendo estas instrucciones, cuando te toque usarlas de nuevo, bastara con mandarlas a planchar o lavar y planchar (en caso de que haya transcurrido muchísimo tiempo) para que luzcan como nuevas.

 

Comparte el artículo en:


También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *