Publicado el jueves, 28 septiembre , 2017

Mi nombre es Carla Candia Casado y algunas de ustedes me conocen como @agobiosdemadre, el nombre de la cuenta que llevo en Instagram y Twitter desde hace más de cuatro años. Soy periodista y mamá de dos, una niña de 5 años que es dulce, sutil y coqueta y un niño de casi 2 años, apodado cariñosamente #MiTerrorDelLlano, que es vivaracho, enérgico (a borbotones) y “reilón”.

A través de mis redes sociales me he dedicado a compartir mi visión sobre la “maternidad real”, como yo la llamo. Esto es, aceptarnos como mamás sin penas ni culpas. “Tengo mi casa hecha un desastre y no importa así me quiero”, “soy una fanática del orden y la limpieza, no importa también me quiero”. No somos mejores o peores mamás por ser “desordenadas” o por “tener la casa como una tacita de oro”. Simplemente intentamos hacer lo mejor para nuestra familia o lo que nos hace más felices.

Todas las madres tenemos “agobios”, por una razón u otra, aunque varíen en naturaleza, y creo que cuando los compartimos somos más felices porque dejamos de sentir que somos las únicas.

Así, por ejemplo, nos conocimos Rebeca y yo antes de coincidir en las redes; en medio de uno de mis mayores “agobios”. Era la hora de salida del maternal y mi hija que estaba en sus días de adaptación se le había “guindado” llorando (y al resto de las mamás) pues yo iba tarde a buscarla y ella actuó como la mamá dulce y cariñosa que es mientras yo llegaba. A pesar de que ella es “mamá con glamour” y yo soy “mamá con agobios” ambas somos mamás y eso nos sitúa en el mismo equipo.

Los “Agobios de madre” tienen mucho que ver con el “glamour”. Todas luchamos por mantenerlo a pesar de las dificultades que se nos presenten y todas incluso lo perdemos en algún momento, así sea a puertas cerradas (confiésalo Rebe, ¡hasta tú!). Lo importante es para mí superar esas “situaciones difíciles”, “dignamente”, con la mayor gracia posible y siempre permaneciendo fiel a nuestra naturaleza.

Aquí pienso en Catalina, Duquesa de Cambridge, levantando a su hija Carlota luego de que ésta se lanzara al suelo en medio de una pataleta en un aeropuerto en Alemania. No perdió la calma, no ignoró a su niña pero no sé desesperó, simplemente hizo lo mejor que podía en una situación como esa: con extrema elegancia la recogió y siguió adelante con sus deberes.

Yo a veces voy a llevar al colegio a mis hijos en pijama, no será lo más “‘glamoroso del mundo” pero no me bajo del carro, siempre doy los buenos días sonriente a la maestra (con los dientes cepillados y buen aliento) y mis hijos están “de punta en blanco”. Digamos que es “mi pequeño acto de rebeldía”, mi manera de “perder el ‘glamour’ con ‘glamour’”.

Imaginemos que estamos en un parque y un niño más grande empuja a “nuestro bebé”. La mamá está ocupada mirando su celular (no juzguemos, todas hemos mirado el celular en algún momento mientras cuidamos a los niños). ¿Qué hacemos? ¿Lo “agarramos por las greñas”? ¿Insultamos a la mamá? No. Esto sería obviamente además de violento perder el glamour y lo más importante: no ganaríamos nada con ello.

Tenemos que hacerle un regalo a la maestra pero nuestro presupuesto es limitado; nos dicen una impertinencia al estilo “cuántos meses tiene” y el bebé nació hace 90 días; y ya no hallamos como disimular los estragos de los trasnochos. A todas esas preocupaciones y más intentaremos darle respuestas aquí, así que no sean tímidas y compartan sus “agobios” a través de nuestras redes sociales. Prometo preguntarle a Rebe cuando el glamour no me alcance. ¿Nos acompañan?

 

Comparte el artículo en:


También te puede interesar:

7 Comentarios en “

  1. Siiii realmente las que somos madres entendemos de los agobios . Soy mama de dos hermosas criaturas ! Y hasta el pelo me cambio …..

  2. Me encantó el artículo!!! Es muy cierto todas día a día batallamos con estos agobios para salir adelante de la mejor manera, no es fácil para nada pero de eso se trata la vida en todos los aspectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *